Nuestra Historia


Misión

Estamos comprometidos con la excelencia para superar los desafíos, persiguiendo un crecimiento tanto profesional como personal. Buscamos evolucionar permanentemente generando contextos de superación laboral.


Visión

Ser la empresa que satisface placenteramente a sus clientes. Gracias a su distinguida calidad, generando pertenencia por nuestro liderazgo congruente.


Valores


Laboriosidad

Creemos que el trabajo no solamente nos dignifica, además de ello, es parte del sentido de nuestra existencia, reflejada en nuestra historia, resultado del compromiso, dedicación y pasión por el trabajo.


Aprendizaje

La vocación por aprender nos habilita a estar permanentemente actualizados en un mundo en constante cambio. La humildad es una pieza fundamental para ser aprendices permanentes para conseguir mejorías incorporando procesos nuevos, más efectivos y eficientes.


Respeto

La sinergia que se consigue con el trabajo en equipo es esencial. Por ello valoramos cada una de las relaciones que se generan, actuando con respeto y aceptando al otro como un Ser valioso, honesto y compañero de ruta.

timeline_pre_loader
Desde 1991 hasta 2016

1991

El 25 de mayo de 1991 Osvaldo Palmesano junto a Elisa Bono inician la producción en un galpón ubicado en calle Belgrano, en la ciudad de Bell Ville. Su primer producto fueron los bocaditos de dulce de leche rellenados a mano. Su familia y amigos ayudaban a hacerlos. Osvaldo Palmesano, el fundador de la empresa, se desempeñó durante 11 años trabajando en empresas del rubro, llegando a ocupar el puesto de Jefe de Planta en una reconocida empresa del rubro. Así, dejó una carrera de años, en importantes firmas, para emprender su propia empresa junto a Elisa. Su inversión inicial fueron sus ahorros de $7.000 y un auto modelo 1985, con ese capital inició su emprendimiento. Él es Técnico en alimentos, egresado de la Ex Enet de Bell Ville y se perfeccionó e incorporó nuevos conocimientos en Alemania. Osvaldo Palmesano: “La experiencia en otras empresas fue la universidad que no tuve, desde el punto de vista técnico no desde el manejo de empresa. A eso lo fui incorporando con el tiempo”. A fines de 1991 vuelven a apostar y producen el turrón de fiesta en cinco clases distintas.

1992

El matrimonio decide seguir creciendo e invierte en maquinarias, es así que compran la plancha de oblea y una envasadora automática.  Con estas incorporaciones tecnológicas y las mejoras constantes en las formulaciones, comienzan a producir el turrón de oblea, unos de sus principales productos. turron-lt

1994

Tres años después de sus inicios, compran el predio donde actualmente está la fábrica de golosinas en ruta 9 Km 502 y se trasladan allí. Esta compra fue posible gracias a un plan de pago acordado con su anterior dueño, el que permitió que Osvaldo, al no tener garantías, escriturara a su nombre el predio, una vez finalizado el pago de las cuotas. Ese año incorporan a la producción un nuevo producto: la garrapiñada de maní. Osvaldo Palmesano: “Siempre tuve inquietudes, he tomado decisiones de alto riesgo”.

1998

Toman otra importante decisión y compran la fábrica de confites ROIG, incorporando así la producción de confites. Esta fue una gran inversión para la firma. A partir de estos desarrollos iniciales, la empresa comienza la conformación de su sistema de comercialización, donde nuevamente la personalidad y empuje fundacional lleva a la firma a contar con un equipo comercial que logra llegar prácticamente a todo el país. Ese año también se realizó la primera exportación con destino a Brasil.

2002

Se suman en sociedad a dos empresas locales, una de galletitas y otra de Chocolate.

2008

Compran nueva tecnología importada para la producción de oblea, cuya puesta a punto y mejoramiento se completa en la propia planta con el equipo interno dirigiéndola. Esto, sumado a otras inversiones en la elaboración del relleno y en los pasos posteriores, ubica a la empresa en un récord histórico de producción.

2009

Adquiere la totalidad de la fábrica de chocolates iniciada junto a otros socios en 2002, la cual está ubicada en el parque industrial de la ciudad de Bell Ville.  Desde este momento, realizaron importantes inversiones en tecnología, mejoramiento de formulación de producto y refuerzo en equipos de calidad. La principal producción es la de lentejas de chocolate y huevos para pascua. Lentejas chocolate confitadas

2010

La empresa logra cuadruplicar su evolución, consolida un equipo de personal integrado, instala una cantidad histórica de maquinaría y reorganización de líneas, mejora sus equipos de calidad, logra su record de venta, implementa en plena temporada de fiestas una planificación de producción sin precedentes que además le permite mejorar sus resultados en abastecimiento de proveedores, logística y entrega a sus clientes, acompañado por una excelente gestión comercial, y un férreo soporte administrativo interno.

2013

Con el impulso del directorio de la empresa, se conforma la Mutual Palmesano, con importantes beneficios para sus colaboradores asociados.

2014

Doce años después, se disuelve la sociedad con la fábrica de galletitas que habían iniciado en 2002. Palmesano deja de producir este producto.  Invierten en infraestructura y construye las nuevas oficinas administrativas, otorgándoles mayor comodidad a sus colaboradores.

2015

Continúan efectuando grandes inversiones en la empresa y realizan mejoras edilicias significativas para todos sus trabajadores. Además, se incorpora al equipo médico, una enfermera para atender de cerca a sus colaboradores. Así se construye la “Sala de Enfermería”.